4 8   JUSTICE TRENDS //  J U N E / J U N I O 2 0 1 8 And it’s worse for women: about 40% of the incarcerated women are Indigenous. This is a very challenging issue. Government-wide there have been enormous efforts to address a number of issues impacting Indigenous peoples and there has been some progress made in the criminal justice system. For example, the PBC has introduced Elder-assisted hearings which provides a culturally appropriate environment and approach. Moreover, we have Community-assisted hearings, which are held in the community and follow an Elder-assisted format. We ensure that Board members are provided with training to ensure that Aboriginal social history is taken into consideration in our decision-making and in how we interview Indigenous offenders. We’ve been training Board members recently on the fetal alcohol spectrum disorder (FASD). We need to take a different interview approach when addressing an offender who has FASD and we need to understand what community supports are there for them. I have also just set up a new Chairperson’s Indigenous Committee that I will chair. I’ve invited a number of Indigenous individuals from some of our partner organisations and also from completely outside of the criminal justice system to try to inform me of things that I don’t know about and to “hold my feet to the fire” to continue to improve our response to Indigenous offenders. I will be listening a lot over the next little while. The other area where I feel we can make improvements is women offenders. It is the fastest growing group in the prison population. They do have unique needs, their pathway to crime is different. The research says that we should be doing things differently when it comes to hearings – other jurisdictions are already doing hearings quite differently for women than for men, and I support that. About 90% of women have suffered trauma in some way whether sexual, physical, or psychological abuse, therefore we have to become more trauma and gender informed in terms of how we conduct parole hearings for women. So, we’re going to look at this and see what more we should be doing. “Other jurisdictions are already doing hearings quite differently for women than for men, and I support that.” JT: This year marks the 20th anniversary of ICPA, an Association that you saw born and of which you were the first Executive Director. How do you feel about being so involved in the founding of an international organisation and how does that experience help you in the present? JO: I can’t believe 20 years have passed! I was invited to be the first Executive Director by a small group of people who really wanted to make a difference. I was so excited to be part of that. We started from nothing and we didn’t really know what we were doing, but we did it and got it started. JT: ¿Existen indicadores que necesiten ser mejorados y/o desafíos que le gustaría ver resueltos, y cómo los está abordando? JO: Siempre hay mejoras que hacer. Me gustaría hablar de dos de ellas. La primera son los delincuentes indígenas. Este país tiene un pasado vergonzoso en términos de lo que ha sucedido con los pueblos indígenas y las tendencias resultantes dentro del sistema de justicia penal. Existe una representación desproporcionada de indígenas en prisión: aunque representan menos del 5 % de la población canadiense, representan el 20 % de la población encarcelada. Y es peor para las mujeres: alrededor del 40 % de las mujeres encarceladas son indígenas. Se trata de una cuestión muy difícil. En todo el gobierno se han realizado enormes esfuerzos para abordar una serie de cuestiones que afectan a los pueblos indígenas y se han logrado algunos progresos en el sistema de justicia penal. Por ejemplo, el PBC ha introducido las audiencias asistidas por líderes de las comunidades indígenas, que proporcionan un ambiente y un enfoque culturalmente apropiados. Además, tenemos audiencias asistidas por la comunidad, que se llevan a cabo en la comunidad y siguen el formato de audiencias asistidas por líderes indígenas. Nos aseguramos de que los miembros del Consejo reciban la formación necesaria para asegurar que la historia social aborigen se considere durante nuestra toma de decisiones y a la hora de entrevistar a los delincuentes indígenas. Recientemente, hemos estado entrenando a los miembros del Consejo sobre el trastorno del espectro del alcoholismo fetal (FASD, por sus siglas en inglés). Necesitamos adoptar un enfoque de entrevista distinto al tratar con un delincuente que tiene FASD, y necesitamos entender qué apoyos comunitarios están disponibles para ellos. También acabo de crear un nuevo Comité Indígena del Presidente que yo presidiré. He invitado a varias personas indígenas de algunas de nuestras organizaciones socias, así como a otras que están fuera del sistema de justicia penal, para que traten de informarme sobre asuntos que desconozco y para que me “aprieten las tuercas” con el fin de seguir mejorando nuestra respuesta en materia de delincuentes indígenas. Yo seré toda oídos en el periodo que viene. El otro ámbito en el que creo que podemos mejorar es el de las mujeres delincuentes. Es el grupo de mayor crecimiento en la población carcelaria. Ellas tienen necesidades únicas, su senda al crimen es diferente. Las investigaciones indican que deberíamos hacer las cosas de manera diferente en las audiencias – otras jurisdicciones ya están llevando a cabo las audiencias de las mujeres de manera muy diferente a las de los hombres, y yo apoyo eso. Alrededor del 90% de las mujeres han sufrido algún tipo de trauma, ya sea sexual, físico o psicológico, por lo que tenemos que informarnos más sobre el trauma y asuntos de género en términos de cómo llevamos a cabo las audiencias de libertad condicional para las mujeres. Así que vamos a mirar esto y ver qué más debemos hacer. “Otras jurisdicciones ya están llevando a cabo las audiencias de las mujeres de manera muy diferente a las de los hombres, y yo apoyo eso.” JT: Este año se cumple el 20º aniversario de la ICPA, unaAsociación que usted vio nacer y de la que fue la primera Directora Ejecutiva. ¿Cómo se siente al estar tan involucrada en la fundación de una organización internacional y cómo le ayuda esa experiencia en el presente? JO: ¡No puedo creer que hayan pasado 20 años! Fui invitada a ser la primera Directora Ejecutiva por un pequeño grupo de personas que realmente querían marcar la diferencia. Estaba tan emocionada de ser parte de eso. Empezamos desde cero y no sabíamos realmente lo que hacíamos, pero lo hicimos y lo pusimos en marcha. Elder-assisted hearing | Audiencia asistida por ancianos indígenas PROBATION / LIBERTAD CONDICIONAL