JANUARY / ENERO 2019 JUSTICE TRENDS //  1 5 Oliver Drews Communicationinprisons: integralsolutionstotacklecomplexchallenges Lacomunicaciónenlascárceles:solucionesintegralesparaafrontar retoscomplejos Scientific research on the role of communication between those who are deprived of their liberty and the rest of society tends to come to one unanimous conclusion. In the context of inmates and their families, the conclusion reached is that communication is fundamental to their social and emotional well-being. Furthermore, it makes penitentiary establishments safer, reduces recidivism and increases the capacity of inmates to successfully reintegrate into their homes and communities once they are released. The corroboration of these ideas comes from several authors and goes back to the Hirchi’s Theory of Social Control (1969). Hirchi highlights that the social bonds between individuals and society are the main factor for the deterrence of deviant behaviour, hence contributing to the prevention of recidivism. Clark (2001) and Rocque, Bierie and MacKenzie (2010) explore this theory even further, by asserting that the strengthening of social ties not only prevents those in custody from establishing a criminal identity, but it also provides the essential conditions for avoiding recidivism after release. Equally important in the correctional environment and something that is transversal to most public services – is the growing need for modernisation. To adapt to the digital age, where the demand for online public services is increasing, while at the same time being able to support the prisoner’s resettlement, is an essential part of their rehabilitation. Despite the proven effectiveness of inmate communication by way of either face-to-face visitation or phone calls, it is well known that the characteristics of prison life, with its institutionalisation character and often strict internal norms, can bring its own challenges. The opportunity and motivation for the smuggling and trafficking of illegal cell phones is a major problem. Hence the importance of providing an integrated and secure telephone communication solution to inmates. When access to a telephone call is difficult or the prison system does not facilitate frequent visitations then the motivation for illegalities, concerning the need for communication, may be even greater. With the availability of increasingly smaller, advanced and more feature- rich mobile phones, there have also been more opportunities to smuggle them into a prison setting. In addition, once an illegal mobile phone is within the prison it may also become an object of power for certain inmates, becoming a valuable tradable commodity. This, in turn, contributes to violence and perpetuates crime and insecurity. La investigación científica sobre el papel de la comunicación entre las personas privadas de libertad y el resto de la sociedad tiende a llegar a una conclusión unánime. En el contexto de los reclusos y sus familias, el consenso es que la comunicación es fundamental para su bienestar social y emocional.Además, hace que los establecimientos penitenciarios sean más seguros, reduce la reincidencia y aumenta la capacidad de los reclusos para reintegrarse con éxito. La corroboración de estas ideas proviene de varios autores y se remonta a la Teoría del control social de Hirschi (1969). Hirschi subraya que los vínculos sociales entre los individuos y la sociedad son el principal factor de disuasión de la conducta desviada, lo que contribuye a la prevención de la reincidencia. Clark (2001); Rocque, Bierie y MacKenzie (2010) exploran esta teoría aún más y afirman que el fortalecimiento de los lazos sociales no solo disuade a los detenidos de establecer una identidad criminal, sino que también proporciona las condiciones esenciales para evitar la reincidencia después de la liberación. Igualmente importante en el entorno carcelario, y algo que es transversal a la mayoría de los servicios públicos, es la creciente necesidad de modernización.Adaptarse a la era digital, en la que la demanda de servicios públicos en línea va en aumento y, al mismo tiempo, poder apoyar la reinserción de los reclusos es una parte esencial de su rehabilitación. Apesar de la probada eficacia de la comunicación con los reclusos, ya sea mediante visitas cara a cara o llamadas telefónicas, es bien sabido que las características de la vida carcelaria, con su carácter de institucionalización y sus normas internas a menudo estrictas, pueden plantear complicaciones. La oportunidad y motivación para el contrabando y el tráfico de teléfonos móviles ilegales es un gran problema. De ahí la importancia de proporcionar a los reclusos una solución de comunicación telefónica integrada y segura. Cuando el acceso a una llamada telefónica es difícil o el sistema no facilita recibir visitas frecuentes, la motivación de cometer ilegalidades, con relación a la necesidad de comunicarse, puede ser aún mayor. Con la disponibilidad de teléfonos móviles cada vez más pequeños, avanzados y con más funciones, también han crecido las posibilidades de introducirlos de contrabando. Además, una vez que un teléfono móvil ilegal está dentro de la prisión, también puede convertirse en un objeto de poder para ciertos reclusos, o sea un valioso producto comercializable. Esto, a su vez, contribuye a la violencia y perpetúa la delincuencia y la inseguridad. Además, un preso descubierto en posesión de un teléfono móvil puede enfrentarse a medidas disciplinarias que podrían alargar su condena, lo cual, al final, es perjudicial para todos los involucrados. Asimismo, existe el problema de la continuación de las actividades delictivas, coordinadas desde el interior de las cárceles utilizando teléfonos móviles ilegales. En este escenario, el uso de sistemas de interferencia de transmisión celular es una solución tecnológica basada en la radio que busca poner fin al problema. Una solución de interferencia adecuada debería ser capaz de suprimir la recepción de señal móvil solo cuando sea necesario y funcionar con gran precisión en áreas definidas. Por lo tanto, el número correspondiente de detectores y dispositivos de interferencia debería Inmate communication systems Sistemas de comunicación para reclusos