JANUARY / ENERO 2019 JUSTICE TRENDS //  5 5 cantons who do not encounter the same problems of prison overpopulation. In addition, our concerns lie with the old technology and methodology relating to risk assessment of all types and dangerousness. We must also modernise our care procedures to favour reintegration, either in Switzerland or in the country of origin, for a penal population that has significantly evolved over the past fifteen years. Finally, we are also looking at the care to be provided for prisoners with psychological problems, a group that is unfortunately growing. JT: We are aware that up to now it had not been possible to agree on a single technical electronic monitoring solution for the whole of Switzerland. (Source: 24Heures.ch, “Le choix ardu des bracelets électroniques”, 30.03.2017). Why is that so? Could you describe the obstacles in this process and what is the state of play regarding the use of electronic bracelets at present? SB: The Canton of Vaud has been a pilot canton in the use of electronic monitoring since 1999. It has always been in favour of a Latin solution, followed by a national solution. In this sense, it agrees with the transitional solution, proposed by the Canton of Zurich, until a national solution can be put in place in 2023. There are multiple difficulties surrounding this project. These relate as much to their technological shortcomings that limit the uses for the bracelets, as to the cantonal realities that have very different needs. The Canton of Vaud is currently using around forty bracelets, mainly for the execution of short sentences. We remain very attentive to the technological developments offered by the various suppliers of electronic monitoring. JT: The last question can be said to relate to the degree of standardisation in the execution of criminal sanctions throughout Switzerland… What is your perspective on the establishment of standards as to how the cantons carry out the execution of criminal sentences? SB: We must explore the possibilities of harmonisation between the cantons, based on existing best practices. Complete standardisation would encounter conflicts between divergent cantonal realities (size, prison population, different legal bases, means, etc.) which sometimes justify a differentiated approach. On the other hand, we must instigate a permanent dialogue and an efficient distribution of information, so that we may capitalise on each other’s experiences and further exploit the synergies, particularly in avoiding the development of similar projects. JT: You are the President of the Conference of Heads of Cantonal Penitentiary Services. Based on this experience and regarding the future, what would you say are the main issues of concern regarding the country’s correctional services? SB: The key issue in years to come will be continuing the development of synergies on a national level, over and above linguistic or concordat borders, considering the particularities of each canton and the riches of the federalist system. In a context where means are limited and unequal, we must be able to favour sharing our strengths to continue to develop our services and adapt our care to the evolution of the population placed under our responsibility. // Esta necesidad es más aguda en los cantones francófonos de Suiza que en los cantones de habla germana, en los que no existen los mismos problemas de sobrepoblación en prisiones. Además, nuestras preocupaciones se centran en la tecnología y la metodología anticuadas relacionadas con la evaluación de riesgos de todo tipo y peligrosidad. También debemos modernizar nuestros procedimientos de atención para favorecer la reinserción, ya sea en Suiza o en el país de origen, para una población penal que ha crecido significativamente en los últimos quince años. Finalmente, también estamos estudiando la atención que se brindará a los presos con problemas psicológicos, un grupo que, por desgracia, va en aumento. JT: Sabemos que, hasta el momento, no fue posible acordar una única solución técnica de monitoreo electrónico para toda Suiza. (Fuente: 24Heures.ch, “Le choix ardu des bracelets électroniques”, 30-03-2017). ¿Por qué es así? ¿Podría describir los obstáculos en este proceso y cuál es el estado actual del uso de brazaletes electrónicos? SB: El cantón de Vaud ha sido un cantón piloto en el uso del monitoreo electrónico desde 1999. Siempre ha estado a favor de una solución latina, seguida de una solución nacional. En este sentido, estamos de acuerdo con la solución de transición, propuesta por el cantón de Zúrich, hasta que se pueda implementar una solución nacional en 2023. Existen múltiples dificultades en torno a este proyecto. Estas tienen que ver tanto con las deficiencias tecnológicas que limitan los usos de los brazaletes, como con las realidades en los cantones, con necesidades muy diferentes. El cantón de Vaud cuenta actualmente con unos cuarenta brazaletes operativos, principalmente para la ejecución de penas cortas. Nos mantenemos muy atentos a los desarrollos tecnológicos ofrecidos por los diversos proveedores de monitoreo electrónico. JT: Se puede decir que la última pregunta se relaciona con el grado de estandarización en la ejecución de sanciones penales en toda Suiza... ¿Cuál es su perspectiva sobre el establecimiento de normas sobre cómo los cantones llevan a cabo la ejecución de sentencias penales? SB: Debemos explorar las posibilidades de armonización entre los cantones, sobre la base de las mejores prácticas existentes. La estandarización completa entraría en conflicto con las realidades cantonales divergentes (tamaño, población carcelaria, diferentes bases legales, medios, etc.) que a veces justifican un enfoque diferenciado. Por otro lado, debemos incitar al diálogo permanente y al intercambio eficiente de información, de modo que podamos capitalizar las experiencias de los demás y explotar más las sinergias, en especial para evitar el desarrollo de proyectos similares. JT: Usted es la presidenta de la Conferencia de Jefes de Servicios Penitenciarios Cantonales. Con base en esta experiencia y con respecto al futuro, ¿cuáles diría que son las principales preocupaciones con respecto a los servicios penitenciarios del país? SB: La clave en los próximos años será seguir desarrollando sinergias a nivel nacional, más allá de las fronteras lingüísticas o concordadas, teniendo en cuenta las particularidades de cada cantón y las riquezas del sistema federalista. En un contexto donde los medios son limitados y desiguales, debemos favorecer el compartir nuestras fortalezas para continuar desarrollando nuestros servicios y adaptar nuestra atención al crecimiento de la población que está bajo nuestra responsabilidad. // “The key issue in years to come will be continuing the development of synergies on a national level, over and above linguistic or concordat borders (...)” “La clave en los próximos años será seguir desarrollando sinergias a nivel nacional, más allá de las fronteras lingüísticas o concordato (...)” Switzerland Suiza