1 0 8   JUSTICE TRENDS //  J U N E / J U N I O 2 0 1 7 J U N E / J U N I O 2017 JUSTICE TRENDS //  1 0 9 the proposed jails would be in downtown areas, not in residential communities. In fact, in three of the five boroughs, there’s already a footprint of a jail that has been there or was there that can be used. Finally, our report makes recommendations about what to do with Rikers Island itself. We want to transform what has become a symbol of despair into a symbol of hope.Among our recommendations are extending the runways of nearby LaGuardia Airport and moving some infrastructure, such as waste treatment plants, from elsewhere in the city to the island. This would free up some space in the counties, which we could then use for affordable housing and to foster economic development. We also feel strongly that we have to build a monument or a museum to what happened on that island – the victimization, the brutality, the violence. The victims deserve a monument, and future generations need to know what happened at that terrible place. Both the mayor of New York and the governor of New York agree that Rikers should be closed. It’s a historic decision, and the Commission is thrilled to have their political support. JT: What do you see as the future of incarceration and the American corrections system? JL: Crime and incarceration are both dramatically down in New York and the United States, and it doesn’t necessarily follow that you can lower the crime rate and decrease the rate of incarceration at the same time. But that’s what’s happening. Both sides of the political spectrum are galvanizing around the idea of getting rid of this mass incarceration, over–criminalization model, recognizing that jails and prisons can make things much worse rather than much better in terms of crime and the well–being of society. So, I am optimistic and I think – I don’t want to be too parochial – but I do think that our efforts with Rikers Island on incarceration are being watched around the country. There’s a very interesting documentary by Bill Moyers that’s getting a lot of attention in the United States called Rikers – it basically sees Rikers through the voices and the eyes of the ex–inmates, and it’s very powerful. It shows this new focus on what’s wrong with our system of incarceration and how we’re all making the case, in different ways, to change it. So I think there’s a lot of positive and enlightened thinking in this area. We’ve made a lot of progress in the United States, especially in places like San Diego and Denver, and we continue to look toward Germany and Scandinavia as models. I’m optimistic that we’re going in the right direction. // Unidos – discutimos el hecho de que las cárceles propuestas estarían en las áreas céntricas, No en comunidades residenciales. De hecho, en tres de los cinco distritos, ya hay una huella de una cárcel que ha estado allí y que se podrea utilizar nuevamente. Por último, nuestro informe hace recomendaciones sobre qué hacer con la Isla Rikers en sí. Queremos transformar lo que se ha convertido en un símbolo de la desesperación en un símbolo de esperanza. Entre nuestras recomendaciones se encuentra la extensión de las pistas de aterrizaje del cercano aeropuerto La Guardia y el traslado de algunas infraestructuras, como las plantas de tratamiento de residuos, de otros lugares de la ciudad a la propia isla. Esto liberaría un poco de espacio en los condados, que podríamos después usar para crear viviendas asequibles y fomentar el desarrollo económico. También sentimos que tenemos que construir un monumento o un museo a lo que sucedió en esa isla – la victimización, la brutalidad, la violencia. Las víctimas merecen un monumento, y las generaciones futuras necesitan saber qué pasó en ese terrible lugar. Tanto el alcalde de Nueva York como el gobernador de Nueva York están de acuerdo en que Rikers debería estar cerrado. Es una decisión histórica, y la Comisión está encantada de contar con su apoyo político. JT: ¿Cómo ve el futuro del encarcelamiento y del sistema de correccional americano? JL: Elcrimenyelencarcelamientoestándramáticamenteendescenso en Nueva York y los Estados Unidos, pero no necesariamente supone que la tasa de crimen y de encarcelación también siga bajando. Pero eso es lo que está pasando. Ambos bandos del espectro político están considerando de la idea de deshacerse de este encarcelamiento masivo, el modelo de sobre–criminalización, reconociendo que las cárceles y prisiones pueden hacer las cosas mucho peor en lugar de mucho mejor en términos de crimen y el bienestar de la sociedad. Por lo tanto, soy optimista y creo – no quiero ser demasiado parroquial – que nuestros esfuerzos con Rikers Island en esta materia están siendo observados en todo el país. Hay un documental muy interesante de Bill Moyers con mucha repercusión en los Estados Unidos llamado Rikers, una visión a través de las voces y los ojos de los ex internos. Es realmente poderoso y llamativo. Muestra este nuevo enfoque en todo lo que está mal con nuestro sistema de encarcelamiento y cómo todos estamos trabajando, de diferentes maneras, para cambiarlo. Así que creo que hay un montón de pensamiento positivo e ilustrado en esta área. Hemos hecho muchos progresos en Estados Unidos, especialmente en lugares como San Diego y Denver, y seguimos mirando hacia Alemania y Escandinavia como modelos. Soy optimista en que vamos en la dirección correcta. // north america / norteamérica El Honorable Juez Jonathan Lippman ha trabajado en diferentes niveles (concretamente, abogado laboral, administrador y juez) en el sistema del Tribunal Estatal de Nueva York a lo largo de su carrera. The Honourable Judge Jonathan Lippman has served at all levels (namely, staff attorney, administrator and judge) in the New York State Court system throughout his career. “Why didn’t anyone ask me?” Threaded throughout the report are the ideas that we need basic criminal justice reform in New York and in the United States, and that jail does not necessarily foster public safety. To the contrary, jail takes human beings and turns them into hardened criminals. And the report makes this very clear. It argues that Rikers, and the mass incarceration model, is an accelerator of human misery. Whether people are there for three days, three weeks, three months or three years, they come out worse than when they went in. And this phenomenon has produced a culture of violence in our jails – not only at Rikers, but also around the country. As the United States has one of the highest rates of incarceration in the world, this fact has far–reaching implications for our society. The report, basically, is divided into three sections: one talks about basic criminal justice reform, including bail and speedy trial. We looked at populations who don’t belong at Rikers: women, juveniles, and the mentally ill. We analyzed diversion programs and considered the decriminalization of certain “lower level” crimes like prostitution, which is really just a consequence of human trafficking. Through our analysis, we realized that we can use criminal justice reform to lower the present population of Rikers from about 9700 people to about 5000. And, by doing that, we can actually close Rikers, likely within 10 years. So criminal justice reform to lower the population is the first step, and we go into great detail as to the exact reforms we’re proposing and how much each would reduce the population. The second section of the report addresses the people who would still be at Rikers, the people who require incarceration. With Rikers closed, where would they go? We propose “sharing the burden.” Each of the five boroughs in New York City would get its own jail, close to or connected to the courthouse. These jails would have fewer inmates, fewer staff, an all–new design. We looked at jails around the world, and discovered that modern design doesn’t create the kind of brutality and violence found at Rikers, which was built almost 100 years ago. There would likely be an initial investment of over 10 billion dollars. However, we theorized that the city would ultimately save 1.6 billion dollars a year by having smaller jails, fewer inmates, smaller staff and economy of scale. We would also have less violence and less brutality, while developing a system that treats people as human beings, which is based on values and respect and dignity. And, recognizing that the average person isn’t necessary excited about having a jail in their backyard – what we call NIMBYism, or “not my backyard,” in the United States – we discuss the fact that The Rikers Island jail complex / Complejo carcelario de Rikers Island (photo by Seth Wenig – Associated Press) JL: El informe es reflexivo y comprensivo, y el propio motor es un “grupo de cinta azul” que incluye a todos desde el presidente de la Fundación Ford hasta el presidente de la Universidad John Jay para Justicia Criminal, pasando por el líder de las organizaciones empresariales más grandes en Nueva York a, en el otro extremo del espectro, ex–reclusos. Las voces de los reclusos, de las personas que han servido en Rikers o en otras cárceles, generalmente no se oyen, pero las oímos fuerte y claro. También tuvimos sesiones de compromiso comunitario alrededor de la ciudad e involucramos al clero. No queríamos que nadie en la comunidad o en la vida pública, o el ciudadano medio pudiera decir, “¿Por qué nadie me preguntó?” Alo largo del informe están las ideas de que necesitamos una reforma básica de la justicia penal en Nueva York y en los Estados Unidos, y que la cárcel no necesariamente fomenta la seguridad pública. Por el contrario, la cárcel toma seres humanos y los convierte en criminales endurecidos. Y el informe lo deja muy claro. Sostiene que Rikers, y el modelo de encarcelamiento masivo, es un ace- lerador de la miseria humana. Si la gente está allí durante tres días, tres semanas, tres meses o tres años, salen peor que cuando entraron. Y este fenómeno ha producido una cultura de violencia en nuestras cárceles, no sólo en Rikers, sino también en todo el país. Como Estados Unidos tiene una de las tasas más altas de encarcelamiento en el mundo, este hecho tiene implicaciones de largo alcance para nuestra sociedad. El informe, básicamente, se divide en tres secciones: una se refiere a la reforma básica de la justicia penal, incluida la fianza y el juicio rápido. Examinamos poblaciones que no pertenecen a Rikers: mujeres, jóvenes y enfermos mentales. Analizamos los programas de desviación y consideramos la despenalización de ciertos delitos de “nivel inferior” como la prostitución, que en realidad es sólo una consecuencia de la trata de personas. A través de nuestro análisis, nos dimos cuenta de que podemos utilizar la reforma de la justicia penal para reducir la actual población de Rikers de alrededor de 9.700 personas a alrededor de 5.000. Y, al hacerlo, podríamos cerrar Rikers probablemente dentro de 10 años. Por lo tanto, la reforma de la justicia penal para reducir la población es el primer paso, y vamos a entrar en gran detalle en cuanto a las reformas exactas que estamos proponiendo y cómo reduciría esa población. La segunda sección del informe se dirige a las personas que aún estarían en Rikers, las personas que requieren encarcelamiento. Con Rikers cerrado, ¿a dónde irían? Proponemos “compartir la carga”. Cada uno de los cinco condados de la ciudad de Nueva York tendría su propia cárcel, cerca o conectada con el juzgado. Estas cárceles tendrían menos reclusos, menos personal, un diseño totalmente nuevo. Miramos las cárceles alrededor del mundo, y descubrimos que el diseño moderno no crea el tipo de brutalidad y violencia que se encuentra en Rikers, que fue construido hace casi 100 años.Probablemente habría una inversión inicial de más de 10 mil millones de dólares. Sin embargo, teorizamos que la ciudad en última instancia, ahorraría 1.600 millones de dólares al año por tener cárceles más pequeñas, menos reclusos, menos personal y una economía de escala. También tendríamos menos violencia y menos brutalidad, mientras desarrollamos un sistema que trata a las personas como seres humanos, basado en valores, respeto y dignidad. Y, reconociendo que la persona promedio no está entusiasmada por tener una cárcel en su patio trasero – lo que llamamos NIMBYism, o “no en mi patio trasero”, en los Estados north america / norteamérica