1 7 6   JUSTICE TRENDS //  J U N E / J U N I O 2 0 1 7 J U N E / J U N I O 2017 JUSTICE TRENDS //  1 7 7 HUMAN RIGHTS / DERECHOS HUMANOS JT: You became worldwide known: it is your name that stands out from the list of the entire death row of Uganda’s prisons. How do you feel about that and how do you see the fact that you are the face of such evolution in the jurisprudence of your country? SK: The most important thing that I feel happy about is that, through the case, so many people’s lives were changed, and, honestly, I don’t take pleasure in the fact that I’m widely known and so popular. I take pleasure in the fact that even when I’m out of prison I am still actively involved in the advocacy for the abolition of the death penalty in Uganda,Africa, and the entire world. This is what gives me pride and this is what I’m looking for to see in the future. JT: You have done your undergraduate studies in Law with a foreign university while you were imprisoned. Why have you decided to study Law and what were the circumstances that enabled you to pursue this goal? SK: It was not on my agenda, at the beginning, to be honest, because first of all I was a victim of the Law... I really hated Law in the beginning. I was like: “No, this is not something I want to do, because I can’t go anywhere, I can’t ever get justice”. But it was Alexander McLean, the Director General of African Prisons Project – a UK charity organization that operates in Uganda and in Kenya prisons – who came up with that the idea because after studying high school we didn’t have a university, so I was stuck. He came and told me: “Susan, you know you can make a difference in life”.And I was like: “No, why me?” He asked me why I wouldn’t take Law. He told me, he believed I could do better... I had known him for so many years, since when he was coming to prison [as a volunteer] before he even started African Prisons Project... He then introduced me to the Legal Studies and sponsored me to study Law at the University of London. So, he kept on encouraging me, because he’s also a lawyer himself, and when I started studying, I realized that I could actually do something, and then my eyes were opened. And because of the injustices and of the miscarriages of Justice that I was seeing and that were taking place in prison, I realized that if I would pursue this dream, I might be able to help the marginalized of the society, that was my passion: to make sure that poor people would get access to justice. So, I passionately took it up and I graduated La desesperanza me paralizaba y en todas partes me parecía que no había salida, que no había esperanza. Pensé en cómo moriría... A veces,conteníamialientoparaimaginarcómomividaseríaexprimida fuera de mí. Y cada vez que capturaba esos momentos me sentía tan asustada. Es una sensación horrible e indescriptible, como se puede imaginar. Te dicen que vas a morir cuando no estás enferma... ¡Fue horrible! JT: Usted se hizo conocida mundialmente: es su nombre el que destaca de la lista de todo el corredor de la muerte de las prisiones de Uganda. ¿Cómo se siente usted sobre eso y cómo ve el hecho de que es el rostro de tal evolución en la jurisprudencia de su país? SK: Lo más importante, que me hace sentir feliz, es que, a través del caso, la vida de tantas personas ha cambiado y, honestamente, no me complaceelhechodequesoyampliamenteconocidaytanpopular.Me complace el hecho de que, incluso ahora que estoy fuera de la cárcel, todavía estoy activamente involucrada en la defensa de la abolición de la pena de muerte en Uganda, África y el mundo entero. Esto es lo que me da orgullo y eso es lo que estoy buscando ver en el futuro. JT: Usted ha hecho sus estudios de licenciatura en Derecho con una universidad extranjera mientras estaba encarcelada. ¿Por qué ha decidido estudiar Derecho y cuáles fueron las circunstancias que le permitieron perseguir este objetivo? SK: No estaba en mi agenda, al principio, para ser honesta, porque en primer lugar fui víctima de la Ley... Realmente odié la Ley, en un principio.Yo estaba como: “No, esto no es algo que quiero hacer, no puedo ir a ningún lado, nunca puedo conseguir justicia”. Pero fue Alexander McLean, director general deAfrican Prisons Project, una organización que opera en las cárceles de Uganda y de Kenia – a quien se le ocurrió la idea, porque después de estudiar en la escuela secundaria no teníamos una universidad, así que yo estaba atascada. Él vino y me dijo: “Susan, sabes que puedes hacer una diferencia en la vida”.Yyo estaba como: “No, ¿por qué yo?” Me preguntó por qué no estudiaba Derecho. Me dijo que creía que podía hacerlo mejor... Lo conocía desde hacía tantos años, desde que él venía a la cárcel [como voluntario] antes incluso de que empezara a African Prisons Project. Luego me presentó a Estudios Jurídicos y me auspició para estudiar Derecho en la Universidad de Londres.Así que siguió alentándome, porque él también es abogado, y cuando empecé a estudiar, me di cuenta de que podía hacer algo, y entonces mis ojos se abrieron. Y debido a las injusticias y al fracaso de la Justicia que yo estaba viendo y que estaban teniendo lugar en la cárcel, me di cuenta de que si perseguía este sueño, podría ser capaz de ayudar a los marginados de la sociedad, esa era mi pasión: asegurarme de que la gente pobre tendría acceso a la justicia. Así que, lo tomé con pasión y luego me gradué con un título de abogado. Utilicé mi conocimiento legal para ayudar a mis compañeros presos en la prisión a través de la clínica de ayuda legal que establecí en la cárcel. Por lo tanto, muchos de ellos acceden a la Justicia a través de esa clínica de asistencia legal que es gratuita, por supuesto. Esa era la condición en la prisión y yo estaba realmente ayudándoles en su rehabilitación así que me di cuenta que, honestamente, valió la Susan Kigula’s graduation ceremony / Ceremonia de graduación de Susan Kigula HUMAN RIGHTS / DERECHOS HUMANOS station. I would write memorandums of appeal to the political leaders, to the religious leaders, and to other “top people” in the Government, asking them to hear our voice and trying to plead to the president of Uganda to abolish the death penalty. It was an extensive campaign, and I wanted to expose myself to the media. I would use those opportunities, as a leader, to make sure that our voices were heard. So, those are some of the circumstances that led me to be a part in that case, but, well, regarding the fact that it was my name that stood out, I wouldn’t say that it was something so special, but, of course, I think it actually depended on all the activities that I was involved in. Other inmates were also behind me and supporting me, there was also lobbying in different areas. But because I was actively more involved than the others, I definitely captured the outside audience. I wasn’t a coward, you know? JT: It was the first time in the World History that a country’s entire death row population filed a joint petition against capital punishment. How was this possible? And how do you comment on the role that the Foundation for Human Rights Initiative and the Law Firm had on this case? SK: The Foundation for Human Rights Initiative played a very important and pivotal role in filing this petition and engaging the international community to come up and support this petition. And they spearheaded it because we were behind bars! They were there for all of us, the inmates that had been sentenced to death. And Katende Ssempebwa & CompanyAdvocates was the Law firm that represented us legally in court and they did a lot of research, which was essential and really helped the success of the case, because it was the first of its kind, so we needed all that. JT: Being deprived of freedom and awaiting to be executed is something that hardly can be described in words, but would you please try to retrace your thoughts and feelings when you were on that situation and tell us about your life back then? SK: Being sentenced to death is worse than living as a blind person, because your entire being is clouded in darkness. I lost hope and, since I was still a young girl, I thought that my life had gone to waste. I’ve always asked myself: “ Why me?” Hopelessness crippled in and everywhere I looked seemed like there was no way out, there was no hope. I thought about how I would die... I could, at times, hold my breath to imagine how my life would be squeezed out of me. And whenever I would capture those moments I would be so scared. It’s a horrible indescribable feeling as you can imagine. They tell you you’re going to die when you’re not sick... It was horrible! “ Prisons in Africa should become places of positive transformation, which is the first thing in human rights and rehabilitation (…) Deprivation of freedom does not mean deprivation of humanity.” “ Las prisiones en África deberían convertirse en lugares de transformación positiva, que es lo primero en derechos humanos y rehabilitación (...) La privación de libertad no significa privación de humanidad.” en una campaña contra la pena de muerte cuando todavía estaba en prisión. Hice la mayor parte de mi defensa a través de canciones, a través del cabildeo de los medios de comunicación – di entrevistas a una estación de televisión y una estación de radio local. Escribí memorandos de apelación a los dirigentes políticos, a los líderes religiosos y a otras “personas de primer nivel” del Gobierno, pidiéndoles que oyeran nuestra voz e intentaran pedir al presidente de Uganda que aboliera la pena de muerte. Fue una campaña extensa, y quería exponerme a los medios de comunicación. Usaría esas oportunidades, como líder, para asegurarme de que nuestras voces fueran escuchadas. Por lo tanto, esas son algunas de las circunstancias que me llevaron a ser parte en ese caso, pero, bueno, en cuanto al hecho de que mi nombre se destacó, no diría que era algo tan especial, por supuesto, creo que realmente dependía de todas las actividades en las que estaba involucrada. Otros reclusos también estaban conmigo y me apoyaron, también hubo cabildeo en diferentes áreas. Pero debido a que estaba activamente más involucrada que los demás, definitivamente capturé la audiencia externa. Yo no era cobarde, ¿sabes? JT: Fue la primera vez en la historia del mundo que la población entera del corredor de la muerte de un país presentó una petición conjunta contra la pena capital. ¿Cómo fue esto posible? ¿Y cómo comenta usted el papel que la Foundation for Human Rights Initiative y que la firma de abogados han tenido en este caso? SK: La Foundation for Human Rights Initiative desempeñó un papel muy importante y fundamental en la presentación de esta petición y en la participación de la comunidad internacional para presentar y apoyar esta petición. ¡Y lo encabezaron porque estábamos tras las rejas! Estaban allí para todos nosotros, los reclusos que habían sido sentenciados a muerte.Y Katende Ssempebwa & Company Advocates fue la firma de abogados que nos representó legalmente en los tribunales e hicieron mucha investigación, la cual fue esencial y realmente ayudó al éxito del caso, porque era el primero de su clase, así que necesitábamos todo eso. JT: Estar privado de libertad y esperar a ser ejecutado es algo que difícilmente se puede describir con palabras, pero ¿podría por favor tratar de volver sobre sus pensamientos y sentimientos cuando estaba en esa situación y nos cuenta sobre su vida en ese entonces? SK: Ser condenado a muerte es peor que vivir como ciego, porque todo tu ser está nublado en la oscuridad. Perdí la esperanza y, siendo todavía joven, pensé que mi vida había desaparecido. Siempre me he preguntado: “¿Por qué yo?”